Mimi

sábado, 11 de septiembre de 2010


Ya puedo oler tu ciudad. Una bolsa de intenciones. Para verte desfilar por la estación. Descarrila el mundo. Porque me vuelves a ver. Nadando en una taza de café. La distancia no tiene importancia si acaba donde empiezan tus pies. Si acaba donde estés. Mi pobre pasaporte ya no va a cicatrizar. Por si me vuelves a ver. Hasta donde haga falta.

No hay comentarios: