Mimi

jueves, 8 de octubre de 2009


Alguna vez pensé que acoplar conclusiones para deducir comportamientos o pensamientos ajenos, y tal vez contrarios, podía ser fácil, pero en el camino te encuentras con diferentes personas, de las que también siempre aprendes algo, unas más complejas que otras, porque esconden su realidad tras la fantasía, o vuelven fantasía su realidad, otras más racionales, y algunas muy rudimentarias, como sea, es imposible conocer a una persona más de lo que ella se conoce o quiere que conozcas; a lo que voy es que algún día traté de convertir silogismos a respuestas incompletas y actos imperceptibles, quise ver lo que yo realmente quería que fuera, y no lo que era; traté de conocer más de lo que se me mostraba, mis ojos se propusieron formar imágenes que mi interior formulaba, a pesar de que lo que estaba pasando frente a mí no necesitaba una gran explicación.

Las paradojas y sin fin de contrariedades eran obvias si me veía en el lugar de otras personas, pero cuando algo me llama la atención es difícil que cambie de opinión, les parezca o no a los demás, es decir, nunca te imaginé distinto a lo que eres, tus palabras no siempre fueron análogas con tus comportamientos, sin embargo, lo poco que siempre conocí de ti era justo lo que quería conocer.

Físicamente me encantas, pero no es eso lo que me hace verte de un modo especial, sino tus pensamientos y tu forma de ver y decir las cosas, hasta tu modo de mirar, eso fue lo que hizo que se volvieran vanos los comentarios de los demás, y aunque para muchos cometí un error en fijarme en ti, creo que si fue una equivocación, entonces lo volvería a cometer para conocer lo que aunque poco, significo mucho para mí..

No hay comentarios: